Plan de Recuperación de la UE

Claves del Plan de Recuperación de la UE

Plan de Recuperación de la UE
Fuente: Comisión Europea

¿Qué es el Plan de Recuperación?

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, está inspirado en la Agenda del Cambio, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, está previsto que movilice en los próximos tres años el 50% de los recursos con los que cuenta el Estado español gracias al instrumento Next Generation EU (NGEU). En otras palabras, este Plan guía la ejecución de cerca 72.000 millones de euros entre los años 2021 y 2023, 390.000 millones en forma de subvenciones y 360.000 millones en préstamos; asimismo, cumple con precisión las prioridades de los fondos europeos de recuperación: la inversión “verde” representa más del 37% del total del Plan y la digitalización cerca del 33%.

El Plan diseñado para los próximos tres años se estructura en torno a cuatro transformaciones y principios (la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial) y diez políticas tractoras*

El Fondo de Recuperación Europeo consta de dos instrumentos a través de los cuales se canalizarán los recursos: por un lado, la Facilidad para la Recuperación y la Resiliencia, que concentra el grueso con 59.000 millones en transferencias, y por otro lado el REACT-EU que permite a España obtener financiación por un importe de 12.400 millones.

Nos gustaría señalar que debido a las circunstancias actuales el objetivo primordial del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia es crear un impacto sistémico y una intervención sin precedentes a nivel económico y social. Las distintas administraciones quieren agilizar muchos de los trámites que se realizan a nivel administrativo y que a veces hacen de cuello de botella para así reportar un beneficio directo de forma más ágil y rápida, para que se puedan beneficiar tanto empresas como conciudadanos.

¿Cómo afectará a España y a Cataluña?

De los 750.000 millones de euros, se estima que España va obtener más de 140.000 millones de euros, los cuales equivalen aproximadamente al 15% del PIB. El Estado español será el segundo máximo beneficiario, solo por detrás de Italia.

Será todo un reto para el Gobierno español asegurarse que se utilizan todos los fondos europeos con los que se cuentan, así como garantizar una gestión eficiente y eficaz de estos a través de los mecanismo de seguimiento y control de los fondos. Dichos mecanismos deben certificar una buena ejecución de los proyectos que el ejecutivo deberá ayudar agilizando sus procesos burocráticos y mejorando su estructura administrativa.

Se ha acordado que los ministerios transferirán una parte de esa cantidad, 10.793 millones, a las autonomías en los capítulos de competencias propias de energía, transportes, vivienda, educación o sanidad. De manera que, según consta en el informe económico-financiero de Presupuestos, el reparto de los fondos será del 54% para las comunidades, un 4% para los Ayuntamientos y el resto para el Estado.

Otro aspecto a tener en cuenta es el acuerdo establecido entre el Gobierno español y catalán sobre la participación “directa” en la gestión de los recursos que se esperan de los fondos europeos. La previsión es que durante el 2021 la Generalitat reciba 596 millones de euros directos. 225 millones se destinarán a vivienda y 371 a políticas medioambientales, estos datos son susceptibles a cambio. 

¿Cómo acceder a los fondos europeos?

El ejecutivo aún sigue trabajando en el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, para establecer la gestión de los fondos europeos. El pasado 7 de octubre se presentó el borrador del Plan Nacional a través de un acto en formato telemático desde la Moncloa; asimismo, cabe destacar que los Estados miembros de la UE tienen hasta el 30 de abril de 2021 para presentar sus planes nacionales definitivos. 

La Comisión Europea ya ha publicado las directrices para la elaboración, presentación, aprobación y seguimiento de los Planes Nacionales a través de mecanismos altamente estrictos y de una gran exigencia para comprobar que se cumplen los objetivos previstos. Las ayudas no irán directamente a las empresas y promotores sino que entrarán en el presupuesto nacional y luego se distribuirán mediante mecanismos de gestión a encomiendas de cada uno de los 27. Cabe destacar que el sector privado debe adelantarse y hacer propuestas a las distintas administraciones. Asimismo, cabe subrayar que no se otorgarán ayudas sin proyectos por eso es fundamental influir antes. 

Por otro lado, el Govern de la Generalitat ha puesto en marcha una iniciativa para que las empresas puedan presentar sus proyectos a través de rellenar unas fichas y así darles apoyo para definirlo mejor con el objetivo de aumentar sus opciones a recibir financiación. Además, el ejecutivo catalán cuenta con un Comité Asesor para hacer seguimiento del NGEU.   

Desde 19N haremos seguimiento de todo el proceso y esperamos que el NGEU represente un antes y un después para el restablecimiento de la economía española y catalana, su mejora para la cohesión social y territorial, el desarrollo hacia una transición ecológica y una transformación digital.

*Agenda urbana rural (16%); Infraestructuras y ecosistemas resilientes (12%); Transición energética justa e inclusiva (9%); Digitalización del ámbito estratégico, como los procedimientos administrativos o la ciberseguridad (5 %); Modernización y digitalización del tejido productivo, pymes, industria, sector turístico y a la estrategia España Nación Emprendedora (17 %); Pacto por la ciencia, por la innovación, por el refuerzo de las capacidades del Sistema Nacional de Salud (17 %); Educación (18%); La nueva economía de los cuidados y las políticas de empleo (6 %); Deporte e industria cultural (1,1%); Modernización de nuestro sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible.